Nuestros niños, lo más importante – Carola Barriga. Columna de opinión